1era sesión de Freeletics: Aphrodite

Después de algún tiempo sin escribir he decidido comentar mi primera sesión “completa” de Freeletics realizada el día de ayer exitosamente.

Desde principios de año que vengo escuchando y leyendo acerca de Freeletics y su novedoso método de ejercicios. Junto con un amigo decidimos hacer una sesión una tarde y comprobamos lo duro que resulta el entrenamiento y lo mal acondicionados que estaban nuestros cuerpos. Casi una hora demoré en terminar mi primer Aphrodite. Sin embargo, no me rendí y decidí seguir practicando los ejercicios para ir acostumbrándome poco a poco al ritmo de los workouts de alta intensidad.

Tengo que reconocer que los burpees son los ejercicios más fulminantes que he practicado en mi vida. El uso constante y reiterativo de casi todo el cuerpo, con el tiempo en contra para poder hacer 150 repeticiones escalonadas es una historia que no cualquier persona puede contar. Como me di cuenta que en mi condición no podría hacerlo comencé haciendo rondas de 50 y 40. Luego de una semana empeceé con 50, 40 y 30. Cuando había alcanzado hacer rondas de 50, 40, 30 y 20 ya estaba casi listo para comenzar a hacer Freeletics desde 0.

Ayer rectifiqué mi tesis y después de 28:31 minutos logré terminar mi primer Aphrodite dignamente. No podía más del cansancio pero mi felicidad no podía ser más grande. A pesar de que soy una persona que nunca ha valorado el real sentido del cuerpo como parte legítima de uno mismo sino que como algo externo al yo, si creo que estoy comenzando a conectarme con mi parte más terrenal. Es algo que no tiene mucho sentido lógico pero que sí nivela mis interéses y ambiciones sobre lo nuevo y desconocido de mi mismo. Además, el hecho de proponerme metas y cumplirlas, o exceder las expectativas propias al respecto me hacen apreciar más mi propia existencia. 

Los beneficios de Freeletics aún no se han mostrado en su esplendor pero sí confirmo que duermo placidamente durante las noches. El descanso y la buena alimentación se han vuelto parte fundamental de mi rutina diaria. Junto con ésto mi estado de ánimo y mi forma física han mejorado considerablemente, o al menos yo lo noto bastante.

Así, espero seguir entrenando día por medio y seguir avanzando dentro de las rutinas de Freeletics que con el pasar del tiempo se tornan más interesante de seguir.

Anuncios

La plaza

La plaza

Aún sigo pensando en nuestro accidental intercambio de miradas caminando por la calle Mapocho. Primero mostraste un gesto de sorpresa, luego comenzaste a dibujar una leve sonrisa en tu rostro, y en una fracción de segundo apartaste la mirada hacia el vacío con una expresión cabizbaja. Tenías tanto que decirme pero se hacía tarde para la rutina. Así, cruzamos nuestros caminos como dos extraños, mientras yo contemplaba el lugar donde hace 6 años atrás aceptaste ser la mujer de mi vida.

Estadísticas

Aquí va mi segunda historia para el concurso Santiago en 100 palabras de este año. Ésta fue inspirada en un capítulo del gran programa noventero Plan Z. Voy a postear todas las historias que se me ocurran ya que probablemente ninguna quede calificada y así quedará al menos el registro. Disfruten.

Estadísticas

Según las estadísticas, una mujer es violada cada 20 minutos. Gracias a ese estudio aquella mujer nunca volvió a ser la misma.

Pila del Ganso

Se aproxima la fecha límite para postular cuentos al concurso capitalino “Santiago en 100 palabras” y ésta será mi primera participación. Ya he leído algunos de versiones anteriores y la verdad es que son muy buenos para tener tan pocas palabras. Me hacen recordar mucho al cuento “El dinosaurio” y al gran desglose y análisis que tuve que hacer en su momento. Espero mandar más de 1 cuento para tener más chances. Éxito para mí.

Pila del Ganso

Siete de la mañana. El silencio predomina en el andén. La gente comienza a amontonarse detrás de la línea amarilla. Aún no se siente el sonido de las ruedas contra los rieles. Pronto aparecerá el tumulto penetrante de la multitud rompiendo todos mis pensamientos en su paso por mis frágiles oídos. Por suerte no creo en el infierno.

Abrázate

Es bueno sentirse bien consigo mismo sin la necesidad de estar acompañado por alguien. Nunca está de más una buena compañía pero es esencial estar bien solo. Cuando una persona necesita de alguien para estar satisfecha es un indicador de falencias personales. Hay espacios vacíos que necesitan ser llenados pero que no deberían ser completados por un tercero sino que por uno mismo. Siento de alguna forma que es importante valorar los aprendizajes personales referidos a la autorealización. Dichos procesos albergan y afectan gran parte de lo que llega a ocurrir después con uno mismo.

Hay muchas actividades que podemos hacer para comenzar a aprender a vivir simplemente con la propia compañía (con vivir me refiero a subsistir en las ocasiones que lo ameriten y no en pasar una vida completamente solo). Personalmente pretendo adentrar en lo que es el senderismo y las caminatas por espacios naturales poco concurridos. Por ahora estoy en un período donde la experiencia adquirida es guiada o acompañada por otras personas debido a mi falta de habilidades para realizar solo este tipo de actividades. Sin embargo, mi meta es poder realizar este tipo de excursiones completamente solo. Además, es muy notorio el cambio producido por el enfoque que estoy adoptando en comparación a mi contraparte iniciadora de este proceso personal e individual.

Mi antigua pareja ya está “saliendo” con otra persona. Independiente de cómo sea su acompañante hay que tomar en cuenta el hecho de que se conocieron al momento de entrar a trabajar y que de amigos de trabajo luego pasaron a ser más que amigos rápidamente. Esta transición ocurrió cuando ella aún estaba conmigo. Más allá de que ella le haya abierto las puertas tan facilmente (sabiendo como funciona la convención occidental monógama) está el hecho de que pareciera que la persona con la que decidimos compartir parte de nuestras vidas es un objeto que puede ser cambiado de la nada si no estamos a gusto. Parte de esa presunción indica gran falta de compromiso para con la relación que en un comienzo decidimos tener.

Este ejemplo sirve para demostrar que hay personas que simplemente no pueden estar solas. Casualmente esto ocurre debido a mi poca presencia por responsabilidades externas cuando estuvimos juntos, y como resultado su soledad debía ser fumigada con la aparición de un “otro” que satisfaciera esa necesidad. Por esto, cualquier persona que estuviera dispuesta a llenar aquel vacío habría servido aquella función. Eso define casi a cabalidad cómo es la persona al momento de estar frente a muchas situaciones cotidianas y a decisiones importantes. Lamentablemente la conozco tan bien que siempre supe como había sido todo desde un principio.

Quiero que sepan que las personas no son transferibles ni reemplazables. Todos somos únicos y estamos en constante cambio a través del tiempo, lo que nos hace tan especiales. Sino estamos conscientes de esas afirmaciones no podremos jamáz vivir en paz con nadie. Parte importante de la salud mental son las distintas relaciónes de comunicación que mantenemos con los demás. Si no podemos ser transparentes ni equilibrados en lo que comunicamos estamos frente a un problema grave de asociación y asimilación del respeto hacia el otro. La única salida viable en este tipo de casos es parar el ritmo de tan enfermo comportamiento y comenzar a asimilarse a uno mismo. No es posible la idea de estar bien con alguien cuando no puedes estar bien contigo mismo. Cada vez que en menor grado vuelvan este tipo de conductas debemos demarcar nuestro espacio personal y recrearnos para no olvidar quienes somos.

Agüita de lluvia

No existe en la actualidad en las escuelas de nuestro país una política educativa que relacione al hombre con la naturaleza. La teoría de lo que es nuestro medio ambiente y lo que podemos llegar a captar a través de libros y fotografías es muy distinto de lo que podemos apreciar al estar frente a frente con este mundo. La capital de Santiago no ofrece solamente productos y servicios a sus ciudadanos sino que también una hermosa Cordillera de los Andes a pocos pasos de la urbanización. Hoy escribiré una anécdota ocurrida el dia de ayer en el Parque Natural Aguas de Ramón, especialmente enfocada en el proceso de descubrimiento de aquel lugar.

Un lugar escondido que comienza entre dos cerros de la pre Cordillera, de largo recorrido a pie (3 horas de ida y 3 más de vuelta), con una subida de dificultad media y de hermosos paisajes merece ser conocido por todos los capitalinos que en su gran mayoría ignoran su existencia (al menos el caso mío y de mis amigos que me acompañaron). El recorrido del sendero debe comenzar muy temprano para poder ser completado antes de las 15:30 hrs que es cuando se debe comenzar a evacuar el parque. Existen 3 tipos de senderos en este parque: el Canto del Agua, un lugar muy relajante y especial para recibir a la familia para un cambio de ambiente, el Paso los Peumos, una escalada de acceso bajo y que introduce a los viajantes al contexto y tema de este parque, y el Salto de Apoquindo, el sendero posterior al Paso los Peumos y que posee una mayor dificultad de acceso a través de los nudos cordilleranos. Este último culmina con una bella cascada de 30 metros de altura y una vista espectacular hacia la Cordillera.

La verdad es que el lugar es de otro mundo, a pesar de que está muy cerca de la metrópolis. La flora y fauna es realmente impresionante y la constante atractiva y quebradas de los cerros hacen el camino muy entretenido e interesante. Además, todo el trayecto es realizado junto a la compañía del río que bordea la ruta. Cada parada que se hace en el lugar es un momento de apreciación y apego que motiva más el posterior seguimiento. Lo mejor y más recomendable es ir acompañado de personas que son primerizas en el territorio pero que sí gustan de un buen paseo por sendas naturales y que de preferencia tengan un poco de experiencia.

Lo más rescatable es el aprendizaje y análisis de esta experiencia. Nunca esperé ver tal magnificencia estando tan cerca de mi hogar. Simplemente me sentí viviendo una novela épica cruzando cada lugar que se nos imponía en el paso. Luego de sobrepasar problemas con la seguridad del recinto y de llegar a cimas de 1500 metros sobre el nivel del mar no pude evitar sentirme pequeño y sobrecogerme ante tal poder de la Cordillera de los Andes. Un gigante de piedra que cuida nuestra pequeña ciudad desde las alturas, que nos brinda agua de la más pura calidad y que nos invita a visitarlo cuando la rutina acaba con nuestra esencia de nómades. Si pudiera describir la emoción de ver tal jardín amparado por tal enormidad frente a mí diría que es lo más parecido a estar soñando una aventura.

Como era de esperarse la mayoría de los visitantes parecían ser de un nivel socioeconómico medio-alto, vistiendo ropa muy adecuada para el camino y trayendo una implementación más que necesaria. Esto demuestra lo poco probable de que una persona que vive en el lugar más opuesto, como lo es Cerro Navia, que solo puede pensar en ver la televisión al más mínimo momento de ocio y que carece de impresión frente a lo que lo rodea pueda siquiera saber de este oculto lugar y llegar a deleitarse con sus exquisiteces. La educación de la naturaleza no sólo puede limitarse a las ciencias naturales, ya que desde que somos niños sabemos que no hay mejor forma de entender el medio más que viviéndolo. Un cambio de este tipo puede llevar al entendimiento del cuidado de nuestros espacios, más aún, me atrevería a decir que hasta la comprensión de la necesidad de descentralizar la capital y del sentido de despertenencia a las urbes.

Desplegando viejas cartas

Pareciera que no hubieran palabras para describir los procesos internos por los que uno pasa al momento de romper una relación amorosa de años de duración. Cuando más parece que todos tus esfuerzos por dar vuelta la página están comenzando a dar frutos, aparece la sombra del pasado y comienza a invadir tus sentidos y pensamientos, trayendo desde tiempos lejanos recuerdos cálidos que abrigan la soledad helada que nos alberga. A pesar de que son sólo minutos en que nuestra psiquis se ve afectada, en realidad pareciera que de un momento a otro la reminiscencia que estaba dormida en un comienzo vuelve a ser constante y activa. No temo decir que todo lo que decidí hacer con mi vida desde que estoy solo ha sido para mejor en muchos sentidos. Pero no puedo contrariar el hecho de que periódicamente vuelvo a vivir en el pasado.

Cada cierto tiempo debo volver a reencontrarme con mi antigua amada en un contexto totalmente absurdo y enfermo. Hasta el momento, y por resolución de una mediación familiar, tenemos que reunirnos para tomar decisiones semanales respecto a algunos asuntos que afectan directamente a nuestra hija, ya que implícitamente tenemos que compartir el cuidado personal de ella equitativamente. Sin embargo, el hecho de dialogar con alguien tan cercano en un tiempo no tan pasado, tratando de ser lo más respetuoso posible durante estas discusiones (tomando en cuenta todo el sentido de la palabra respeto) genera eventualmente un ambiente que resulta muy familiar y conocido. La persona que está en frente es, en realidad, la persona a la que mejor conoces y viceversa, y después de 5 minutos no encuentras sentido en todo lo que estás haciendo. Luego de volver a pisar la tierra sientes que tan sólo un pequeño detalle es necesario para que todo ese ambiente casi forzado se caiga a pedazos.

Lamentablemente sólo han transcurrido dos de estas reuniones y ya se ha roto ese cristal que separa nuestro presente del pasado. No existe la confianza, mas reside dentro de ambos la creencia de que el otro aún es alguien en quien confiar. No existe la preocupación, mas vive el interés de que el otro esté sano. No existe el cariño, mas no sé qué me mueve a seguir buscándolo en ella al verla totalmente desprotegida. Los problemas que aquejan su existir interno y personal son llevados ante mí con tal naturalidad que pareciera como si una coreografía artística se estuviera llevando a cabo. Nada puedo hacer frente a sus lágrimas y ella no puede evitar sentirse segura al estar en mis brazos.

Hoy 14 de Febrero de 2014 se celebra el día del amor y quizás soy un tonto al describir justo en este día lo torpe que podemos llegar a ser al relacionarnos con nuestras ex parejas. Pero quiero creer que amar a alguien es tocar la esencia misma de nuestro existir, independiente del grado de ese sentimiento, y yo amé mucho a aquella persona como para pretender que ahora sea una desconocida. Si bien no quiero llegar a tener tal cercanía con nadie nuevamente hasta lograr convivir conmigo mismo de forma independiente, sí aprendí lo que es el amor de pareja por un tiempo largo. Conmemorar tal acto no me hace menos persona a pesar de que muchos lo vean como una debilidad.

Somos seres muy vulnerables y queremos ser de piedra para que este mundo adverso no nos toque con sus manos de crueldad. Pero es en el amor donde finalmente vemos que este mundo es en realidad el lugar más hermoso que podemos habitar.

Un espacio para dejar huellas memorables.